¿Os preparáis para los viajes?

Nos encanta viajar. A los dos nos entusiasma visitar sitios nuevos, conocer gente y culturas diferentes. Pero hay algo que nos diferencia: la actitud ante los preparativos de los viajes. No cabe duda que un viaje empieza mucho antes de la fecha de llegada a nuestro destino. Antes hay literalmente decenas de tareas y planificaciones imprescindibles para poner en marcha nuestro viaje. Las fechas, las maletas, los horarios, los hoteles, la documentación, las condiciones del tiempo, los pagos… en fin, todo un proceso.

A mi, personalmente, el tiempo de preparación y todo lo que tiene que ver con la logística del viaje no me gustan nada. Más bien me agobian. Las decisiones de que tipo de ropa llevar, calcular el tiempo y las distancias me provocan estrés y un rechazo hacia el viaje en un primer momento… ¿de verdad merece la pena meterse en todo este mogollón de incomodidades?

Por suerte, a mi marido le encanta organizar los preparativos. Dice que se siente ya de viaje desde el día que lo planteamos. Y si lo piensas bien, es así. Hay casos en que uno necesita semanas e incluso meses de preparación. Pero no nos importa porque queremos pasarlo bien y disfrutar de este tiempo. Es más, lo que hemos aprendido de otros viajes y preparativos anteriores nos sirve de referencia y lo valoramos mucho. Queremos volver y disfrutar de más viajes, pero sabemos que nadie se libra de los preparativos y el tiempo dedicado para organizarlo.

 El verdadero amor no se encuentra, se construye

Nos puede pasar en nuestros matrimonios. Queremos pasarlo bien y disfrutarlos, pero no muchos se interesan por cómo prepararse y llegar a esa felicidad. Nos preocupamos algo al principio, aunque tiene más que ver más con la boda y sus preparativos, pero luego pocos nos preguntamos cual será nuestro itinerario, el destino y cómo podemos llegar a la relación de nuestros sueños.

Puede que como a mi, no te entusiasme la idea de la preparación, las previsiones, los cálculos y la organización, pero sí que te importa la calidad del tiempo que vas a tener durante tu viaje. Nuestros matrimonios son algo parecido. Pocos somos entusiastas del trabajo que hay que poner de nuestra parte para que las cosas funcionen, pero a todos nos encantaría disfrutarlo.

Si realmente nuestra relación nos importa, ¿por qué no plantearse un guión que funcione? El matrimonio puede ser el viaje más bonito que compartáis entre vosotros. Lo único que os queda es prepararos y poner cada uno de su parte. De esa manera la experiencia va ser cada vez mejor.

Comparte este artículo

Dejar un comentario

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies