El mejor momento de mi vida

El día de San Valentín es una fecha que muchos enamorados marcan en su calendario. ¿A quién no le gusta celebrar el enamoramiento, esa época de euforia y de mariposas en el estomago? Creo que es un momento que no se nos olvida nunca y que nos gusta volver a recordar. Muchos dirían que era el mejor momento de su vida.

Sin embargo yo quiero confesaros una cosa. Enamorarme de quién hoy es mi marido no ha sido el mejor momento de mi vida. Para que quede claro, él es la persona que más quiero, a quién más admiro, con quién mejor estoy y, sinceramente, la mejor persona que he conocido en mi vida.

Pero hay una cosa que sorprendentemente ha superado nuestra época de enamoramiento. La hemos pasado como todos, con una gran ilusión, y momentos de mucha felicidad. Pero el día que me di cuenta de que lo nuestro podía ser posible y que de verdad funcionaba (más allá de la locura del principio) fue realmente el mejor momento. Comenzamos a descubrir las posibilidades y caminos por los que podríamos caminar, y también la cantidad de recursos y apoyo que tenemos a mano para construir nuestro proyecto. Es como si ganases a la lotería y tuvieras el billete en tu mano, y ahora solamente hay que decidir qué vas hacer con ese dinero y dar los pasos para hacer tus sueños realidad.

Cuando amor y habilidad trabajan juntos, espera una obra maestra

John Ruskin

A pesar de ello, me gusta mucho la idea de celebrar el enamoramiento, porque fue una época muy importante y de las más bonitas de mi vida. Es bueno parar y recordar estos días de entusiasmo y embriaguez que provocaron el descubrimiento del amor. Celebrarlo supone revivirlos otra vez y cargar nuestro tanque de amor con momentos felices. Para mi, el día de San Valentín es un día para recordar que me casé con mi marido no solamente porque me enamoré de él, sino sobre todo para seguir amándole.

Estoy segura de que, como todo en la vida, nuestro amor va a pasar por épocas más fáciles y otras más complicadas. Mientras tanto vamos a celebrarlo siempre pero, sobre todo, alimentando intencionalmente nuestra relación y dándole prioridad. Elegimos aprender, crecer y compartir juntos nuestra felicidad con los demás, y cada día deberemos poner de nuestra parte para el ahora, y para el futuro de nuestro amor.

Comparte este artículo

6 comentarios

  • Jaime
    14/02/2017 10:13

    ¡Que bonito! Al final te puedes “enamorar” muchas veces, pero esa sensación de que es la persona con la que vas a pasar el resto de tu vida solo se tiene una vez… estoy de acuerdo contigo!!!

    • Monika
      14/02/2017 19:11

      Gracias Jaime! Que tengáis un día genial y sigáis enamorados y dispuestos para amar… 🙂

  • Leticia
    14/02/2017 11:58

    John Ruskin! fantástico crítico de arte y defensor de mi admirado John Evert Millais! la verdad que sí, que si al amor se le pone habilidad y amabilidad la cosa promete.

    • Monika
      14/02/2017 19:03

      Cierto Leticia! Es muy potente saber que cualquiera podemos ser creadores de ‘obras maestras’ sabiendo aplicar bien nuestro amor a los demás 😉

  • Natalia
    14/02/2017 17:10

    Cuanto comparto lo de “para seguir amándole”…
    Precioso artículo Monika!
    Un besazo y Feliz día del Amor!

    • Monika
      14/02/2017 17:47

      Gracias Natalia!!! que paséis un día genial!! Abrazo y beso grande!!

Dejar un comentario

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies